search instagram arrow-down

Sólo anteojos y laptop

Hace 20 días llegué a Vietnam, dejar Siem Reap y volar a Ho Chi Minh es un poco drástico, eso es lo que tiene volar, llegás rápido pero no podés procesar los cambios, eso sólo te lo da la carretera, las horas eternas, el paso lento del sol y la noche.

Pero en una hora y media pasé de la tierra roja, caliente y silenciosa del norte de Cambodia al cemento cubierto de autos, motos y edificios del sur de Vietnam. Una semana en Ho Chi Minh es el tiempo perfecto para conocer una ciudad hermosa llena de historia, recuerdos de la historia compartida, ciudad donde la cultura y la memoria son pilares de una sociedad que pasó colonizaciones, revoluciones y una invasión norteamericana.

Mucho turismo, pero muuucho turismo, shoppings, primeras marcas, museos imponentes, edificios y autos lujosos, restaurantes para todos los gustos, todo franquado por la bandera roja del Partido Comunista. Es una imágen a veces contradictoria pero que va de la mano con los tiempos que corren. Globalización?

Reconozco que no he hecho aún las excursiones por sus alrededores, sólo me limité a caminar la ciudad de punta a punta en los escasos seis días que permanecí. Y debo decir que la amé. La gente es amistosa, y la ciudad tiene una acústica llamativa, con sólo entrar en una pagoda o con sólo perderte por una callecita, el silencio será tremendo y podrás escuchar tus pensamientos y consultar tu GPS sin problema.

Luego de Ho Chi Minh me vine a Thai Binh un hermoso lugar a 100 km de Hanoi, vine a hacer un voluntariado enseñando inglés, me pagan para cubrir mis gastos, me dan hospedaje y comida, trabajo 3 horas por día y el resto pienso, relajo, viajo, enseño on line y me tomo unas vacaciones del viaje.

Llevo una semana en este mini campus, lo describo así porque tiene dos pisos de aulas, dos pisos de cuartos y otro de recepción y cocina. Lo que en un principio fue, seguro tendrás un cuarto privado, se transformó en te presento a Marion de Marruecos tu roommate. Somos un grupo heterogéneo con objetivo diferentes, son todos muy jóvenes, despues del impacto inicial, reconozco que me gusta vivir con ellos, son una companía invisible que cuando estás lejos a veces es importante.

Mi amiga Carla me dijo que lindo como hacés de cada espacio tu casa, y ahí me di cuenta algo muy importante, me auto califico de aquí en más como nómade, no me imagino viviendo en el mismo lugar por mucho tiempo, no me imagino viviendo en el mismo lugar con la misma rutina esperando los dias de vacaciones, ni siquiera me imagino en Buenos Aires por mucho tiempo .

Me imagino viajando, con sólo dos cosas fundamentales: anteojos y laptop. Con esos dos elementos puedo seguir viajando y trabajando, y como hoy disfrutar de 4 dias en Halon Bay, sentada en la playa deteniendo instantes.

Ho Chi MInh en todos lados
Profesores voluntarios en Thai Binh

Halong Bay – silencio y paz

En cada escuela pública una estatua

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: