search instagram arrow-down

Comer rico

Cuando pregunto en Asia porqué los niños comen tan bien sin desperdiciar nada la respuesta es porque son pobres, de familias pobres y arrastrando guerras. Pero esta respuesta no me satisface ya que pertenezco a un país donde el hambre ha sido un flagelo desde que tengo uso de razón y es increible lo mal que comemos en Argentina.

Recuerdo a mi hija que sólo come la pechuga del pollo mientras acá se dedican exhaustivamente a buscar milímetros de carne entre huesitos de pescados y pollos flacos y pequeños. O como los bebés de Occidente aprenden a comer en su mesita alta tirando todo en el piso y usando la comida como parte de un juego que les enseñara a usar los cubiertos en el futuro mientras los padres le sacan fotos al niño embadurnado de comida….

Acá no se desperdicia nada, no hay heladera y sí mucho calor pero fundamentalmente porque no corresponde.

Sólo una vez deje comida en el plato y las miradas desaprobadoras evitaron que lo haga otra vez.

En general no toleran bien el no.

Nunca digas no gracias, es mejor aceptar lo que te ofrezcan o tener buenas excusas para rehusarlo. Cuando te inviten a alguna fiesta familiar salvo que estés enfermo mejor asistir. Y si ves que alguien necesita ayuda ofrecela antes que te la pidan. Siempre sonriendo. Con estas cuatro eglas básicas todo irá sobre rieles.

Y sobre todo ante algún conflicto, desacuerdo o potencial pelea, olvídate inmediatamente lo que pasó, no registres a quien tengas en frente, sonríe junta las manos en el pecho y agacha la cabeza.

Debería haber venido a Asia hace tiempo aunque reconozco que aún no me topé con ningún personaje que merezca mi occidental enojo!!!

Volviendo a la comida acá se come muy variado, una comida consta de 4 o más platos, sopa, pescado, pollo, muchas verduras y siempre arroz. Lo comen frío y pegajoso ya que lo agarran con la mano armando casi una bola que arrastrará al resto de las comidas.

Casi nunca hay postres, por costosos y sobre todo por que entienden que el azúcar no es saludable. No es conveniente enfermarse en un pais con tan mala atencion médica.

Resultado…no hay gordos, son todos fibrosos y tienen una dentadura blanca y hermosa.

A diferencia de mi país donde la dieta del pobre es a base de carbohidratos y el consumo de gaseosa es desmesurado.

Acá con las comidas tomamos agua y durante el dia jugos naturales muy baratos.

Gracias a todo esto perdí más de 13 kilos de azúcar y cerveza….

No hay sobremesa, se comienza a comer cuando llega de trabajar el hombre de la casa….no la mujer…obvio…y a medida q se termina de comer se van levantando sin mediar palabra. Casi todo se come con la mano o con cuchara, el uso de tenedor y cuchillo es opcional en los restaurantes, pero en una casa de familia sólo hallarás alguno para cocinar.

El tiempo pasa y la sorpresa se va extinguiendo dando lugar a la añoranza y la comida que extraño está relacionada casualmente con quienes me la cocinaban. Los ñoquis de mi vieja, la pizza de Laura, los palitos y el tiramisu de María, las salsas de Miranda, los ravioles del Águila, los helados de Fredo, las verduras a la parrilla de Cristian, la comida que nunca me cocinó el gaucho, los churros de cualquier panadería.

Los olores y sabores que espero nunca perder.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: