search instagram arrow-down

Y la rutina dónde está…

Un dia te despertás y te das cuenta que ya armaste rutina.

Somos rutina, la rutina nos mantiene a salvo, nos abriga y organiza, la rutina nos controla y nos limita.

Por unos largos meses rompí la rutina, gracias al jet lag ni sabía en qué hora o día vivía, 15 días tardé en tener una somera idea de que día era. Aún hoy cada vez que escribo la fecha en el pizarrón le erro al día. Ya es rutina que los niños me corrijan.

El principal culpable de la rutina es el trabajo. Antes de tenerlo todo dependía de mi estado de ánimo y energía, de mi deseo y voluntad. Cambiar de ciudad, viajar en tren o bus, ir al norte o al sur, dormir o caminar por la playa. Comer o no comer, hablar o callarme por largas horas, visitar un templo o seguir de largo.

Pero conseguí un trabajo que me obliga a despertarme temprano y a dormirme temprano para despertarme temprano…

Pero también me permite hacer plata para en cuanto la reuna poder dejarlo y así romper la rutina. O sea armo rutina para romperla y volverla a armar. Lo cual también es una rutina.

El secreto sería hacer todo esto sin sentir que es una rutina, porque la pobre tiene tan mala prensa que el sólo caer en sus brazos hace que escriba este blog a ver si de este modo la exorciso.

El fantasma de la rutina apareció cuando comencé con los trámites de la visa de trabajo, la cual me darán mañana lunes….

y me anclará por largos meses a mi adorada Cambodia…

Y mientras escribo esto, mi hemisferio derecho comenzó automáticamente a recordar todo lo que me sucede a diario. Todo lo nuevo, insólito, lo que aprendo, lo que enseño, lo diferente, sorprendente y angustiante que cada día me acontece.

Entonces caí en la cuenta que no me despierto cada día para trabajar, me despierto cada día para ver que me pasará y me dejo fluir entre lo nuevo y lo desconocido.

Es por eso que estoy tan diferente a lo que era hace 4 meses, ya nunca seré la misma.

Lo que dejé, lo que perdí ya no lo recuperaré, y lo que consigo cada día lo apreto bien fuerte dentro mío para que no se me escape jamás.

Conclusión…mientras siga pensando en el próximo destino…creo que no va a haber rutina….y lo mejor de esto es que aún no se cuál será…

Phnom phen de noche…

Mis adorados alumnos

Siem Reap…todo rico, todo fresco

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: