search instagram arrow-down

La imagen no es todo

El tiempo pasa de manera muy extraña, los días pasan a un ritmo justo, parece que hace años vivo acá, me muevo como pez en el agua. Siempre fui una sobreadaptada pero pensé que esto sería más difícil. Leí blogs escuché historias, crei los mitos, todo me alarmaba y esperaba desafíos extravagantes.

Nada de eso pasó…Todo me es propio, cotidiano, entiendo y respeto los códigos, uso un perfil bajísimo, para q la lluvia no me moje.Desde el inicio detesté las narices fruncidas de los turistas del norte…las caras criticas, los tabúes, la indiferencia. Asia es dura si sos turista, sino lográs pertenecer, dentro de los límites que cada cultura permite por supuesto. Hay imágenes que llevo en mi mente, que a veces dudo en compartir justamente para que otros que piensen en venir no lo hagan con la carga del prejuicio. Hay imágenes que luego de pasarlas por la frialdad de la mente y seguramente gracias a la repetición, ya están instaladas en mi corazón.

Algo que me ayudó a comprender, es hacer lo mismo que ellos hacen.Con humildad y pidiendo siempre permiso y por supuesto SIN sacar fotos, ayudo a una vecina a sacarle las pulgas a los perros obviamente en plena calle de tierra roja, he sacado piojos de niños a bordo de un tuc tuc, ayudo a sacar los bichos de las bandejas de alimentos mientras converso con señas en el mercado, le cuido el puesto a una vendedora de snacks en la calle, y como llamo la atención me compran más! Ayudo cada tarde a una viejita paralítica sin silla de ruedas que la hija deja cada día a las 2pm por dos horas sentada en la puerta de la casa. Le encanta estar ahí pero a veces la luvia se adelanta y me encargo de moverla si llueve camino a mi clase. Hago las compras en el mercado local y ya no sufro sobre precio al contrario pruebo comida sin pagar. Participé del cumpleaños de la menor de la casa en una fiesta humilde, con una torta pequeñísima que no sé cómo alcanzó para 12…. la barbie que le regalaron era igual a nuestra peor copia argento con ropa de papel! pero Keilin estaba feliz, yo le regale un Hello Kittye que lleva a la escuela todos los dias. Acompañé al director y su señora a comprarse por primera vez zapatos de cuero para asistir a la entrega de honores en la escuela.

Son acciones cotidianas que los camboyanos hacen siempre, acciones que te sacan del turismo y hacen que todo te sea propio, que nada te de miedo o asco ni siquiera impresión.Los camboyanos son solidarios, siempre se ayudan y te ayudan, pero también son desconfiados, sobre todo y justamente del extranjero, para ellos somos todos norteamericanos, se relajan cuando creen que soy italiana o española y cuando saben que comparto país con Maradona me aman más aún.

Me olvidé de visitar el Templo Angkor, o el viaje en barco entre casas flotantes. Sólo quiero sentarme a mirar la vida de ellos pasar.

Por eso ya no tengo tantas fotos, no estoy visitando lugares nuevos, estoy viviendo situaciones nuevas, imposible por respeto y por vergüenza propia fotografiar. Las pocas fotos que tengo no son muy cuidadas, sólo pienso en el instante no en la luz. Lo siento por mis redes sociales donde la imagen lo es todo….pero por ahora mis fotos son tatuajes internos.

Alumnos dibujandome….

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: