search instagram arrow-down

Los aeropuertos hablan…

Me despedi de Barcelona con la seguridad de volver.

El periplo hacia el aeropuerto fue interesante, mi vuelo a Amsterdam salía 6.30 am así que para abaratar costos me muñi de la mochila de 50 litros y camine las seis cuadras que me separaban de la Plaza Cataluña y esperé el bus N18 que tardó una media hora y que por 2.20 euros me llevaría al aeropuerto contra los 30 euros de un taxi. La noche catalana tiene otro encanto, se llena de inmigrantes, turistas semi borrachos, prostitutas y vendedores de todo un poco. Todo convive pacíficamente sin policías a la vista.

Al llegar al aeropuerto Àmsterdam Shiphol sabía que me despedirá de mi español, las traducciones solo serán en inglés a partir de ahora. Y ni que hablar del carácter cordial, expeditivo pero tajante de los holandeses. Olvídense de perder el tiempo intentando conquistarlos con un chiste o un cumplido. Son absolutamente impermeables a ellos.

Y luego de cinco interminables horas vi aparecer, yo imaginé en cámara lenta, a la tripulacion del Xiamen Airlines, chinos y chinas bellísimos, elegantes con cada detalle cuidado al extremo, por primera vez presté atención a las recomendaciones en caso de accidente, la cual fue la fiesta de la sincronizacion. Asi fue todo el viaje en una por fin!!! aeronave de asientos confortables, con comida riquísima, donde te ofrecerán un te exquisito tantas veces lo desees, y te despertarán con unas toallas calientes para que te asees. Una hora antes del aterrizaje previo al aviso la cabina comenzó a hacer un juego de colores variando entre los rosas, verdes, naranjas y amarillos. Algo sumamente relajante y bello a la vez.

A esta altura no se que día ni hora es, todo se volvió automático, los trámites, la comida, el cansancio, hasta los despegues y aterrizajes se hicieron rutina pero…llegamos al aeropuerto de Ximen.

Dos cosas para decir: los chinos son muchos, y no les interesar hablar otro idioma que no sea el chino, pocos hablan inglés y lo hacen muy mal salvo algunos niños que a esta altura lo aprenderan en la escuela. Es muy impactante bajar de un avion y ver que tu segunda idioma tambian habia desaparecido, dando lugar a sospechosos jeroglíficos. Lo único que me quedaba era tener la suerte que tuve de encontrar a dos franceses de sospechoso origen y un americano en la misma situación. No teníamos boarding pass por desinteligencias entre dos compañías aéreas. Sólo nos quedaba una hora para que se esfumara el sueño de llegar a Bangkok en el mismo día. Los empleados chinos corrían en círculos y discutían entre ellos pero la burocracia manda y tuvimos que hacer el ingreso a china y aduana, el check in y luego la salida de china y nuevamente el control de seguridad y por último correr al gate 16 donde una china hacia gestos contorsivos que significaban apurense!!

Tres horas de vuelo y llegamos al aeropuerto Suvarnabhumi de Bangkok.

Para mi alivio todo fue rápido, primero chequean las vacunas y luego te dan la visa sin preguntar nada.

Cambiar dinero, no mucho para ver bien el cambio, tarjeta SIM por ocho días 190 bht, y tema aparte los taxis, en unas sofisticadas máquinas sacas lo que sería tu turno el cual deberá coincidir con unos carteles luminosos verdes y ahí apareció mi chofer hablando rapidisimo como si mi fisonomía fuera oriental….le explique que no hablo tailandés cosa que no le importó. Le mostré foto de la dirección del hostel hasta que escuché sevejandri y mi impulso fue no!! 500 y me dijo ok.

Ducha y descanso, sólo eso importa.

2 comments on “Los aeropuertos hablan…

  1. Eduardo Saccone dice:

    Hermosa prosa aventurera abuelita con tintes de hormiguita viajera. No me preguntes el motivo, quizás la intensidad del título del relato me llevó a que sea el primero en abrir.
    Un lujo leerte adentrada de manera placentera en éste sueñorealidad que estás viviendo.
    Creo que hubiese dado mucho por poder abrazarte para despedirte, pero creo que la vida nos jugó una mala pasada entre horarios, pero las cosas no se suceden porque sí y sé que el reencuentro va a ser aún mucho más lindo y ojalá pasado en años.
    Ojalá incluso no sea en ésta agitada Argentina.
    Para tu sonrisa, tranquilidad y alegría te cuento que el CactusCiro sigue creciendo hermoso y bien cuidado, aún no sé ni cuando, ni como, pero prometo a la brevedad devolverlo a su verdadero dueño.
    A abrir las alas en el balero mujer, que el cielo es de quien lo vuela.
    Te quiero un montón, el gordo tramposo.

    Le gusta a 1 persona

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: